¿Por qué es importante la unidad del peronismo?

Kelly Olmos

2

La necesidad de unidad en el peronismo fue una prédica permanente de Perón. Su consigna de Unidad, Solidaridad y Organización hablaba de la necesidad del Movimiento Nacional de actuar con la cohesión y la orgánica necesarias para emprender una tarea política que en el peronismo viene asociada a transformaciones que requieren de un respaldo efectivo del pueblo argentino.

La tarea es construir una democracia plena de justicia social frente a un sistema de intereses locales e internacionales que responden a un orden que busca maximizar la polarización social y que ha logrado un nivel de concentración económica inédita. Esos intereses concentrados, aliados a dueños de medios de difusión, actúan con gran movilidad y rapidez, mientras que el poder de la política en democracia sólo es efectivo y puede ejercerse cuando alcanza una masa crítica adecuada y está organizada.

El Movimiento Peronista fue concebido por Perón como un laboratorio donde debían tener cabida todas las expresiones del pueblo argentino. Eso lo hace complejo y heterogéneo, a diferencia de los partidos testimoniales o contestatarios. Su dinámica es aquella que permita resolver sus contradicciones internas como contradicciones secundarias, frente a la contradicción principal encarnada por los intereses de la dependencia y la injusticia. Esa dinámica es la que le debe permitir cabalgar la evolución sin anquilosarse o fracturarse como le pasa a los partidos tradicionales.

Lograr esta forma de organización junto a un sistema institucional de conducción, donde todas las partes se sientan reflejadas, es el gran desafío que se requiere para triunfar en las elecciones próximas. Pero, sobre todo, lo requiere la gobernabilidad del complejo escenario a heredar, que será una verdadera pesada herencia de endeudamiento, fuga de capitales, recesión, pobreza e indigencia. Agravada además por un contexto internacional donde la potencia que ejerce la hegemonía en nuestro continente ha tomado partido abiertamente por la continuidad del oficialismo actual.

Por ello es imprescindible un triunfo en primera vuelta. Porque, como lo recordó Cristina Fernández recientemente en la Feria del Libro, hubo una oportunidad en que no bastó el 62% de los votos para alcanzar los objetivos que el propio Perón se había impuesto para su gobierno.

En la actualidad hay muchos peronistas esperanzados con nuestra capacidad de reconstruir el país, pero hay también muchos otros argentinos, muchos de ellos jóvenes, que sienten que la Argentina no les ofrece la perspectiva de un futuro donde puedan realizarse. Sienten que el péndulo que rige la política argentina anula sus esfuerzos y sus oportunidades.

¿Cómo recuperar su confianza? ¿Cómo convencerlos de que esto lo arreglamos entre todos o no lo arregla nadie? ¿Cómo convocarlos a sumarse a la concertación de un Proyecto Nacional mayoritario si no les demostramos capacidad de ordenarnos entre nosotros? Esa tarea tiene que ser nuestra prioridad. No es sólo cuestión de qué les decimos, sino qué ejemplo les transmitimos.

Comentarios de Facebook

También podría gustarte Más sobre el autor