El Maestro-Presidente

María Inés Fernández

0

Cuando María Inés asumió la dirección de una escuela de Villa Celina, con serios problemas de violencia que los chicos muchas veces traían desde sus casas, logró verdaderos milagros a través de la pedagogía del abrazo y del cariño. Su propia niñez había sido tan dura como la de esos chicos. Por eso supo cómo tratarles. Hoy, retirada de esa escuela, sigue siendo maestra: organizó una carrera para enseñar a profesores de educación técnica a transmitir valores y humanidad en la UTN de Avellaneda.

 

Tiempos difíciles, situaciones nuevas, exigencias, nuevos escenarios para un presidente que recién inicia su gestión, en medio de una pandemia que llena de temor e incertidumbre a la humanidad.

Escuché su mensaje televisivo. Tendría que decir “vivencié”, ya que con la sencillez propia de los grandes expresó sus preocupaciones, con la sinceridad de quien conoce sus limitaciones y confía en quienes lo acompañan.

Mostró, no con palabras, sino con su actitud, que es un maestro.

No tenía una tiza, para que el cuadro fuera perfecto.

Un vocabulario claro, confianza en quienes lo asesoran y en el pueblo que lo eligió.

No deseo comentar sus palabras, sino como docente quiero reconocer que tenemos un presidente-maestro.

Que habla y explica con deseo y seguridad para que todos puedan interpretarlo. No se considera el “dueño de la sabiduría”, sino que confía en el valor de la tarea en equipo para alcanzar los cambios que considera necesarios.

Que sabe, tiene que escuchar a todos los argentinos.

Alberto: cincuenta años de vida consagrada solo a la educación marcan mi historia.

Por eso estoy segura de estar frente a un maestro que trabajará sin cansancio por “aprobar” a todos.

Por lograr una Argentina con valores que nos haga mejores y más humanos.

Ruego al Maestro de Galilea que te acompañe en este camino, que no será fácil pero sí posible, para que esta nueva escuela que hoy gestionás se transforme en el lugar donde sean posibles los sueños de todos los argentinos.

¡Lo mejor, colega Alberto!

Comentarios de Facebook

También podría gustarte Más sobre el autor