Lecturas marxistas del peronismo, parte III

Fernando Proto Gutiérrez

0

Los estudios respecto de la relación entre el peronismo y la prensa son exhaustivos. Específicamente es posible citar el caso de La prensa de izquierda y el peronismo (1943-1949: Socialistas y comunistas frente a Perón) de Claudio Panella y Marcelo Fonticelli (2007), entre otros. El trabajo que se presenta aquí indaga en particular sobre la caracterización de la prensa socialdemócrata y comunista respecto del 17 de Octubre, de acuerdo al concepto de “carga teórica de la observación” (Hanson, Kuhn), en orden a reinterpretar el modelo civilización-barbarie como lógica binaria hipostasiada o idealizada por el revisionismo (Svampa) al momento de describir acontecimientos históricos.

Las fuentes utilizadas son los periódicos La Vanguardia (socialista) y Orientación (comunista) –con apoyatura representacional en Crítica y Antinazi–, el material fílmico disponible y fotografías de época. Se utiliza metodología cualitativa con codificación de segmentos extraídos de los periódicos antes mencionados e induciendo, desde allí, los componentes del modelo civilización-barbarie. En este sentido, se emplea lógica formal y teoría de conjuntos con el fin de elucidar la “carga teórica de la observación” y de contrastar los resultados obtenidos con la interpretación de Maristella Svampa (2010) y Alejandro Grimson (2017).

 

Introducción

Carga teórica de la observación: en Patrones de descubrimiento N.R. Hanson desarrolla el concepto de “carga teórica de la observación” de acuerdo al famoso ejemplo según el cual Johannes Kepler está en una colina mirando el amanecer. “Con él está Tycho Brahe. Kepler considera que el Sol está fijo; es la Tierra la que se mueve. Pero Tycho, siguiendo a Ptolomeo y a Aristóteles, al menos en esto, sostiene que la Tierra está fija y que los demás cuerpos celestes se mueven alrededor de ella. ¿Ven Kepler y Tycho la misma cosa en el Este, al amanecer?” (Hanson 1977: 79). De acuerdo a ello, ambos físicos no ven el mismo amanecer, pese a la experiencia sensorial de recibir los mismos datos. Así es que, desde una perspectiva neokantiana, la “organización intelectual” del fenómeno modifica la interpretación de lo observado y es preciso, en consecuencia, aprender a ver de acuerdo a los parámetros intelectuales del otro, cuando dichos criterios de organización son diferentes.

Paradigma: a los fines prácticos –y aunque la adecuación sea más dificultosa– asimilaremos el término “organización intelectual” según la noción que Thomas Kuhn formulara de paradigma como “modelo de problemas y soluciones a una comunidad científica”. Así, el modelo vernáculo civilización-barbarie ha sido útil a los fines de producir interpretaciones verificables para la ciencia histórica, frente a interrogantes como ¿Qué es lo que observa X?, de-construyendo la pregunta según la siguiente forma: “¿Qué es?”, referida al hecho o acontecimiento; y “Lo que observa”, el cual denota el modelo que brinda la organización intelectual misma.

Objetivos: el trabajo que se presenta aquí indaga en particular sobre la caracterización de la prensa socialdemócrata y comunista respecto del 17 de Octubre, de acuerdo al concepto de “carga teórica de la observación” (Hanson, Kuhn), en orden a reinterpretar el modelo civilización-barbarie como lógica binaria hipostasiada o idealizada por el revisionismo (Svampa) al momento de describir acontecimientos históricos. Por ello, el interrogante que estructura las argumentaciones es: ¿Qué es lo que observó la prensa socialdemócrata y comunista el 17 de Octubre?

Metodología: se utiliza metodología cualitativa con codificación de segmentos extraídos de los periódicos antes mencionados (ver Anexo I) e induciendo desde allí los componentes del modelo civilización-barbarie. En este sentido, se emplea lógica formal y teoría de conjuntos (ver Tabla 1) con el fin de elucidar la “carga teórica de la observación” y contrastar los resultados obtenidos con la interpretación de Svampa (2010) y Alejandro Grimson (2017).

En la Tabla 1 se agrupan y establecen las relaciones sintáctico-lógicas entre los componentes que forman las descripciones que del 17 de Octubre realizan La Vanguardia (LV), Orientación (Or), Crítica (Cr) y Antinazi (Ant).

 

Tabla 1: Conjuntos LV=La Vanguardia Or.= Orientación Cr.=Crítica Ant.=Antinazi, Códigos y Segmentos

LV={A. [Clase obrera democrática = ciudadanía libre anti-régimen militar = Cultura nacional] [B.] [Régimen militar fascista] C. [Perón + fuerza policíaca] ≠ D. [Fuerza militar ≠ marina, responsables de la restauración de la “maquinaria peronista de la policía y la Secretaría de Trabajo] E. [Obreros municipales, indefinidos, no gremializados, adolescentes, criminales, oportunistas] Movilizados por imposición de [B.= C.] ≠ F. [Hombres de trabajo gremializados en lucha contra el capital por el mejoramiento de las condiciones sociales y políticas del país] = [A.] G. [Civilización = pueblos cultos = orden y progreso] ≠ H. [Barbarie = Republiqueta south-americana, primitiva, miserable, lamentable y pintoresca] utilizada por I. [Caudillo Militar] = J. [Gobierno fuerte, personal y dictatorial] = [C.];[B.] K. [Rosas = Restaurador = Tiranía] + L. [Masa doliente que negreaba coros en candombe y fatídicos cantos de la mazorca = Pueblada ignara de mulatos = Candombe blanco] ≠ M. [“Salvajes unitarios”] + N. [Pueblo argentino = Cultura y progreso = Porteños] O. [Rosas, Hitler, Mussolini] P. [Industriales y terratenientes] Q. [Organizaciones obreras] R. [Agitación frenéticamente demagógica del peronismo] S. = [Malón] T. [Masa laboriosa argentina = Trabajadores auténticos, responsables y estimados] ≠ U. [Usurpadores] V= [Nazi-fascista: si es militar, es estratego]}

Or.=

{A. [Maleantes y hampones] B. [Escuadristas = trompas de saqueo en procura de botín] Que actúan con C. [Impunidad policial] D. [Clase obrera consciente] ≠ E. [Insignificantes, desclasados, traidores de siempre] F. [Manifestantes de la esclavitud = Conglomerado aullante] = G [Lúmpen proletariado, desclasados, maleantes, sanguinarias tropas de asalto, engañados y genuflexos] = H. [Anticultura = Barbarie] I. [Nación culta y civilizada] J. [¡Viva la Santa Federación! = ¡Viva Perón!]}

Cr.=

{A. [Grupos que no representan al auténtico proletariado argentino]}

Ant.=

{A. [Plebe, populacho, peronista, barbarie, lumpemproletariat, candombe] ha vivado al dictador el 17 de Octubre. C. [Proletariado, pueblo, sociedad civil y civilizada] ha desfilado en la gloriosa marcha de la Constitución y de la Libertad]}

 

La Tabla categoriza y codifica los segmentos obtenidos suponiendo un razonamiento sintético-analítico, desde lo general –el ejemplar paradigmático– hasta lo particular. De esta suerte, ya se revela la institución del modelo civilización-barbarie –organización intelectual– como condición de posibilidad para obtener las correspondientes consecuencias observacionales en el campo de lo particular-histórico. En definitiva, el “auténtico proletariado argentino” es una consecuencia observacional de la “civilización”, mientras que el “populacho o candombe blanco” es una consecuencia observacional de la “primitiva barbarie” liderada por el “caudillo Perón”. Pues, tal es el sentido de la estructura de la Tabla 2 y el modo de leerla.

 

Tabla 2: Categorías de Conjuntos 1 y 2 (C1 y C2)

Categoría

Cód.

Segmentos de Conjunto 1

Cód.

Segmentos de Conjunto 2

Género (ejemplar paradigmático)

G1

LV={G. [Civilización]}

 

G2

LV={H. [Barbarie]} Ant.={A. [Barbarie]}

Valores del paradigma

VP1

LV={G. [Orden; progreso]}

VP2

LV={H. [Primitiva; miserable; lamentable; pintoresca]}

Especie

E1

LV={A. [Cultura]} Or.= I.{[Nación]} Ant.={C. [Pueblo; Sociedad civil]}

E2

LV={B. [Régimen militar]; H. [Republiqueta south-americana]; J.[Gobierno fuerte, personal y dictatorial]; K. [Tiranía]} Or.={H. [Anticultura]}

Consecuencia observacional (CO)

CO1

CO2

Plural (colectivo)

 

PC1

LV={A. [Clase obrera; ciudadanía]; G. [pueblos cultos]; N. [Pueblo argentino]; T. [Masa laboriosa argentina]} Or.={D. [Clase obrera conciente]} Cr.={A. [Proletariado argentino]}Ant.={C. [Proletariado]}

PC2

LV={L. [Masa doliente; pueblada ignara; candombe blanco]; S = [Malón]} Or.={F. [Conglomerado aullante]; G [Lúmpen proletariado} Cr.={A. -[proletariado argentino]} Ant.= [Plebe; populacho; lumpemproletariat; candombe]

Valores del colectivo

 

VC1

LV={A. [democrática; libre; anti-régimen militar; T. [Auténticos, responsables; estimados]} Cr.={A. [auténtico]} Ant.={C. [civilizada]}

 

VC2

Or.={A. [Maleantes y hampones]; B. [Escuadristas; trompas de saqueo en procura de botín]; E. [Insignificantes, desclasados, traidores de siempre]; F. [Manifestantes de la esclavitud} Cr.={A. [Inauténtico]}

Líder

 

L1

LV={D. [Fuerza militar ≠ marina]}

 

L2

LV={C. [Perón + fuerza policíaca]; I. [Caudillo Militar]; K. [Rosas; Restaurador]; O. [Rosas, Hitler, Mussolini]}

Valores del líder

 

VL1

[Responsables de la restauración de la “maquinaria peronista de la policía y la Secretaría de Trabajo]}

VL2

LV={[Agitador frenético, demagógico]; V= [Nazi-fascista: si es militar, es estratego]}

Acontecimiento

17 de Octubre LV={[movilización, entre lamentable y pintoresca que acampó en la plaza de Mayo]; [desoladoras jornadas del miércoles y jueves de la semana anterior (…) fueron saturnales a la criolla y festividades del tipo rosista]; [corso de carnaval]} Or.={[Tragicomedia fascista]; e [Sucesos bárbaros = marcha del fascismo]}

 

Análisis de Tabla 2: Categorías de Conjuntos 1 y 2

Conjunto 1: G1 (Civilización), estructurada de acuerdo a los valores VP1 (de orden y progreso), se manifiesta bajo la forma concreta de EI (Cultura Nacional), siendo su sujeto político-histórico PC1 (Clase proletaria argentina), valorada VC como democrática, libre y anti-régimen militar (elucidación: anti nazi-fascista).

Conjunto 2: G2 (Barbarie), estructurada conforme los valores VP2 (primitiva, miserable, lamentable y pintoresca), se manifiesta bajo la forma concreta de E2 (Régimen militar tiránico, personalista y dictatorial, anticultural), constituyéndose su sujeto político-histórico como PC2 (Lúmpen proletariado o candombe blanco), valorado VC2 como inauténtico, desclasado, esclavo. PC2 es cooptado por efecto de la frenética agitación demagógica de L2 (el caudillo Perón y su fuerza policíaca), valorado como VL2 (militar nazi-fascista)

Con lo visto, se estructura la lógica binaria civilización-barbarie desde, en y con los segmentos mismos publicados en la prensa socialdemócrata y comunista. Las antinomias resultantes pueden presentarse tal como figuran en la Tabla 3.

 

Tabla 3: Antinomias resultantes de la Tabla 2: Categorías de Conjuntos 1, 2 y 3

 

Códigos y Segmentos de Conjunto 1 (C1)

 

Códigos y Segmentos de Conjunto 3 (C3)

 

Códigos y Segmentos de Conjunto 2 (C2)

G1

[Civilización]

G3

[Civilización Occidental]

G2

[Barbarie]

VP1

[Orden; progreso]

VP3

[Orden; progreso]

VP2

[Primitiva; miserable; lamentable; pintoresca]

E1

[Cultura Nacional]

E3

[Sistema-mundo democrático internacional]

E2

[Anticultura]

PC1

[Clase proletaria argentina]

PC3

[Clase proletaria internacional]

PC2

[Lúmpen proletariado o candombe blanco]

VC1

[Democrática, libre y anti-régimen militar]

VC3

[Democrática, libre y anti-nazi-fascistar]

VC2

[Inauténtico, desclasado, esclavo]

L1

[Braden]

L3

[Stalin]

L2

[Perón y la fuerza policíaca]

VL1

[Eminente demócrata; extraordinario embajador; benemérito amigo de la Argentina]

VL3

 

VL2

[Militar nazi-fascista]

(C1 C3) = CH (Conjunto Hegemónico); (C2 C4) = CE (Conjunto Eje)

 

Análisis de Tabla 3: antinomias resultantes

Aproximación general: La elucidación lógica realizada permite comprender que mientras el par civilización-barbarie constituye el modelo general, el par clase-raza es una sub-categoría que describe al sujeto político-histórico (PC1-PC2) –específicamente los segmentos: lúmpen proletariado o candombe–, de manera que son ininteligibles sin el modelo que lo contiene. Por su parte (≠) señala la inconmensurabilidad de ambos géneros ejemplares en tanto conjuntos disjuntos. Así también se obtiene que las lecturas socialdemócrata y comunista no hacen mención a un liderazgo político interno ni externo, con excepción de un llamado a la unidad de los partidos de oposición. De aquí que se incluya, contextualmente, la figura de Braden y la adjetivación utilizada por LV en publicaciones previas.

1. C1 y C2 en las tradiciones políticas: la interpretación del par civilización-barbarie formulada por Svampa es significativa al momento de determinar la “carga teórica de las observaciones” de acuerdo a los elementos del C1. La autora interpreta que la disyunción sarmientina es también incluyente y, en esos términos, polisémica. No obstante, ha operado históricamente como principio de exclusión y exterminio político-cultural de uno de los polos que compone la dualidad. Civilización-barbarie se presentó en al menos cuatro manifestaciones políticas de la historia nacional: a) tradición liberal-conservadora, fundacional en el proceso de organización argentino, que supone el necesario exterminio del “otro” indígena-afro(descendiente); b) tradición democrático-populista que se reapropia del polo barbárico resignificándolo por medio de la idea de nación-pueblo (ejemplo: el peronismo); c) tradición social-demócrata de los siglos XIX y XX (socialista, anarquista, sindicalista y comunista), crítica de las formas autóctonas de la barbarie, con “desprecio por ciertos contenidos plebeyos de la vida política popular argentina” (Svampa, 2010: 3); y d) tradición político-autoritaria que asocia y restringe el campo de la barbarie, identificándola con la Iglesia y el Ejército, en concordancia con la tradición 1.

1.1. Funciones y usos de C1 y C2: a) principio de integración social; b) representación social; y c) lectura idealista o gran relato binario.

a) Es relevante la función que Svampa le atribuye a la dicotomía sarmientina, de acuerdo a la tradición liberal-conservadora: “En tanto símbolo del proyecto de modernización, la fórmula vehiculizaba un principio de integración social a través de la práctica de un ideal educador y del progreso social general. Civilización y Barbarie era visión del pasado (la lucha entre dos fuerzas contrarias), lectura del presente (los primeros efectos de absorción de la barbarie por la civilización) y, finalmente, visión del futuro (el triunfo incontestable de la civilización). En tanto discurso del orden (legitimación política), la imagen se articulaba así en el lenguaje de la exclusión (era el principio en nombre del cual se había eliminado o marginalizado a una parte de la población nativa) y en el de la integración (proyecto civilizador), aun cuando ésta fuera sólo concebida a través de la absorción del polo adversario (Svampa, 2010: 8).

b) Civilización-barbarie es una representación social que determina la estructuración de un discurso que esquematiza el sitio de los elementos que constituyen el orden social y de los agentes que se muestran como una amenaza de disgregación: “La figura fantasmática de la barbarie señalaba así la existencia de un elemento al parecer no representable o una barbarie ‘interior’ donde se mezclaban consideraciones pseudocientíficas acerca de las masas. (…) Este sentimiento de fragilidad social vuelve a experimentarse durante la época del peronismo: la entrada extra-institucional de las masas señalaba la amenaza de una exterioridad social, al mismo tiempo que la institución de relaciones sociales mostraba el peligro constante de desborde del marco político-jurídico por parte de las masas. El peronismo representaba precisamente este ‘exceso’, este fantasma del desborde social, que el temor de la disolución social cristalizaba en el tema de la barbarie, y que tuvo su momento de inflexión el 17 de octubre de 1945” (Svampa, 2010: 9).

c) La lógica binaria civilización-barbarie es utilizada en términos político-culturales como categoría de interpretación, especialmente por el revisionismo histórico: “En efecto, el hecho es que a partir de 1930 la inversión de la imagen sarmientina, como el vaciamiento de la idea de civilización, anuncian ya la cristalización de una lectura idealista de los procesos histórico-políticos argentinos. Revalorizada positivamente por unos (la barbarie en tanto pueblo-nación, apropiación autorreferencial); denostada y demonizada por otros (la barbarie residual, apropiación heterorreferencial), estos dos modos de apropiación del tema de la barbarie encuentran su traducción en el plano político a través de la oposición entre el campo peronista y el antiperonista” (Svampa 2010:9).

1.2. C1 y C2 de acuerdo a la perspectiva teórica de Svampa: la tradición social-demócrata es crítica con respecto a las manifestaciones autóctonas de la barbarie, hecho que puede interpretarse de acuerdo a la función a) de integración social. Pues la triple articulación temporal de la oposición sarmientina como principio de integración es análoga a los momentos estructurales de la dialéctica hegeliano-marxiana (Aufhebung), suponiendo entonces que en la visión del futuro se constata que, con el triunfo de la civilización (orden y progreso tecnológico-científico), las fuerzas de la barbarie habrán sido superadas por efecto de su negación. Tal es que civilización-barbarie funciona de acuerdo a una lógica dialéctica en la que, sin embargo, el proletariado es puesto en el sitial de la civilización, mientras el lúmpen-proletariado ocupa el polo de la barbarie, dando significado a la oposición que LV., y Or., exponen entre PC3 [Clase proletaria argentina] y PC2 [Lúmpen proletariado o candombe]. Sin embargo, la interpretación de Svampa excluye a C3 y C4, esto es, la asociación social-demócrata de la barbarie en el contexto de la Gran Guerra contra el nazi-fascismo, siendo entonces válidas las funciones y usos atribuidos a la oposición sarmientina si y sólo si se consideraran operativos los C1 y C2 con exclusión de la contienda internacional. En este sentido, el “desprecio” socialdemócrata y comunista por la barbarie peronista –en cuanto barbarie vernácula– es ininteligible completamente si se excluye la valoración de Perón como VL2 [Militar nazi-fascista].

2. Conjuntos 3 y 4: La figura de Braden es significativa tal como se manifiesta en las ediciones de LV. (16-10-1945: 6; 23-10-1945: 8), citadas en La prensa de izquierda y el peronismo: “Convencido de que las autoridades militares buscaban instalar un ‘Cuarto Reich’ y de que el principal instigador de tal objetivo era Perón, Braden se inmiscuyó deliberada y descaradamente en los asuntos internos del país. Entre mayo y septiembre de 1945, tiempo que ocupó su cargo, se convirtió en virtual jefe de la oposición política al gobierno militar. Resistido por amplios sectores de la población –en especial por los trabajadores– que no tenían medios para expresar sus opiniones, la prensa escrita tradicional no escatimó elogios para el diplomático. La Vanguardia, por ejemplo, cuya colaboración a la agitación general fue notable, calificaba a Braden como un ‘eminente demócrata’, ‘extraordinario embajador’ y un ‘benemérito amigo de la Argentina’” (Panella y Fontice, 2007: 33). Por lo tanto, la dicotomía entre G1 y G2 es contrastable en el orden de las consecuencias observacionales que de cada uno se obtienen, pero ambos conjuntos son, a su vez, sub-modelos de un esquema paradigmático que estructura las relaciones de poder en el contexto histórico, esto es, la oposición entre el Conjunto 3 correspondiente a la alianza soviético-estadounidense y el Conjunto 4, cuyos elementos constituyen el eje nazi-fascista.

De esta manera es posible completar las relaciones sintácticas y semánticas de atribución adjetiva que se muestran en los artículos de LV y Or., especialmente el hecho por el que la “cultura nacional” (E1) pertenece y se corresponde, específicamente, con la “civilización occidental” (G1), en tanto la relación “O. [Rosas, Hitler, Mussolini]” es comprensible si, entonces, Rosas-Perón es a Hitler-Mussolini lo que el peronismo es al nazi-fascismo, razonamiento cuyo analogado principal es la barbarie (G2) misma, de la que cada enunciado participa. Sólo así se interpreta el liderazgo de Braden como representante ya no sólo del Conjunto 3, sino como símbolo del sistema-mundo democrático internacional en tanto E3 o forma de expresión del modelo.

Así es que la fórmula (C1 C3) = CH (Conjunto Hegemónico) permite interpretar que el Conjunto 1, cuyas consecuencias observacionales son contrastable empíricamente por medio de los enunciados citados de la prensa socialdemócrata y comunista, es un sub-conjunto perteneciente al Conjunto 3, cuyo resultante es el conjunto que llamaremos “Hegemónico” (CH), mientras que CH y C2 son disjuntos. Por otro lado, (C2 C4) = Ce explica que el conjunto “nazi-peronista” participa del eje nazi-fascista. No obstante, no debe confundir el hecho de que C1 y C2 se presentan como conjuntos disjuntos, pues ambos constituyen un mismo modelo fundado en la lógica excluyente y con un sentido vernáculo de la oposición civilización-barbarie, determinado extrínsecamente por C3 y C4 que configuran el paradigma representacional del sistema mundo en el contexto de la Gran Guerra.

2.1. La interpretación socialdemócrata y comunista del 17 de Octubre debiera realizarse, eminentemente, de acuerdo a la fórmula (C1 C3) = CH(C2 C4) = Ce, en consideración de la alineación internacional del Partido Comunista Argentino (PCA) con la estrategia estalinista frente al “imperialismo” nazi-fascista. Los acontecimientos históricos que determinaron la interpretación socialdemócrata y comunista sobre el peronismo y configuraron C1 y C3, fueron:

a) La disolución de la Internacional Comunista (IC) el 23 de agosto de 1939, acto con el que Stalin buscaba reforzar el Pacto Ribbentrop-Mólotov a fin de desvincular al comunismo soviético de una posible revolución proletaria internacional y como signo de confianza hacia el E3, hecho que derivaría en una mayor autonomía de los partidos comunistas nacionales.

aa) Frente a ello, el PCA consideraba, a diferencia del Partido Socialista Argentino (PSA), que no había de tomarse posición ni por Gran Bretaña-Estados Unidos ni por Alemania, tratándose de un conflicto entre potencias imperialistas a efectos de obtener, como sucediera en la Primera Guerra Mundial, materia prima de las colonias. El PCA propuso construir un tercer frente, ni pro-oligárquico (Gran Bretaña) ni pro-imperialista (Alemania), siendo entonces que el diario La Hora perdió su lema, “Diario de los trabajadores”, y ganó en cambio el de “Diario de la Unidad Nacional”. Se convirtió así en “la voz del pueblo, consustanciado con la prédica democrática, antifascista y unionista” (Piemonte, 2013).

b) Con la invasión nacionalsocialista a la Unión Soviética: “El PCUS y los demás partidos comunistas agrupados en la IC revivieron la vieja disyuntiva entre la libertad democrática y el autoritarismo reaccionario” (Piemonte, 2013). El PCA consideró que los partidos obreros debían asumir el imperativo de conducir a las masas obreras en torno al ideal democrático y, con el PCUS, contra el nazi-fascismo, tal como había sido promovido por las dos figuras más prominentes del partido en Argentina, Codovilla y Ghioldi.

c) Con la designación que Stalin hiciera del conflicto como “Gran Guerra Patria”, el PCA orientó sus prácticas hacia el fortalecimiento de un partido de masas patriótico: “Además de adoptar la postura obvia del PCUS sobre el nazismo, ahora convertido en el principal enemigo a batir, el PCA también proponía la conjugación del principio internacionalista encarnado en el comunismo de 1917 con el espíritu nacionalista desenterrado por Stalin para lograr la movilización de las masas soviéticas” (Piemonte, 2013).

Los extractos citados pertenecen al exhaustivo estudio El Partido Comunista de la Argentina ante la Segunda Guerra Mundial y la disolución de la Internacional Comunista, 1939-1943 de Víctor Augusto Piemonte. De acuerdo a ello es posible sintetizar los elementos componentes del C3 y que determinan la interpretación de C1.

Tabla 4: Códigos y contenidos del Conjunto 3 (C3)

Código

Contenidos

Acciones

G3

[Sociedad sin clases]

 

E3

[Sistema-mundo democrático internacional]

1. Promover la paz (neutralismo) y 2. Luchar contra el nazi-fascismo imperialista, promoviendo la democracia y 3. Colaborar con PC3

PC3

[Clase proletaria internacional]

Autonomía del partido: Conducción de las masas obreras a (E3G3), contra el nazi-fascismo

 

[Clase proletaria nacional soviética]

Gran Guerra Patria

 

2. Raza y Clase: En el artículo Raza y clase en los orígenes del peronismo: Argentina, 1945, Alejandro Grimson señala el modo en que el antiperonismo identificó a quienes se movilizaron el 17 de Octubre en términos de raza y clase: “Los obreros que desfilaban por las calles de una ciudad orgullosa de su europeidad eran un hecho inédito. ¿Cómo nombrarlos? ¿Qué categorías sociales los designaban? Eran ‘las masas’. ¿Y quiénes son ‘las masas’? ¿Qué rostros tienen, cómo se visten, cómo hablan, cómo cantan? ¿Cómo son nominadas y cómo se nominan a sí mismas? (…) Había hecho eclosión un sistema clasificatorio y emergían nuevas categorías de identificación. Los actores sociales y políticos buscaron establecer un significado acerca de los protagonistas. De esa definición podría deducirse el significado de los hechos. Esas formas de categorización y significación anudaban desigualdades, formas de pertenencia, presunciones sobre los derechos y la ciudadanía. Así, surgieron formas de identificación que procuraron dar pie a un cierre y una estabilidad clasificatoria (Grimson, 2017)”.

Sin embargo, la intervención de los C3 y C4 en la lectura del 17 de Octubre habría de ser crítica con respecto a la tesis de Grimson, debido a que los atributos utilizados para designar a los participantes de la movilización no restringen los usos de los términos raza y clase a la estricta aplicación del modelo civilización-barbarie en un sentido absolutamente vernáculo. Por ejemplo, “barbarie”, “tiranía” o “caudillo” se atribuyen a Perón o a Rosas (C2), tanto como a Hitler y Mussolini (C4). ¿Cómo interpretar “la marcha sobre Roma” de Perón en conformidad estricta con un sentido completamente vernáculo del modelo civilización-barbarie? Los valores que se predican en términos de raza pertenecen en su mayor parte al C2, haciendo uso de una modalidad despreciativa de la barbarie local como señalaba Svampa. Por ejemplo, la caracterización de los manifestantes como “candombe blanco” o “malón”. No obstante, el uso de valoraciones en términos de clase se corresponde en su mayor parte con C1 y la determinación extrínseca de C3. Por ejemplo, “lúmpen proletariado” o “desclasados” es un vocabulario perteneciente al diccionario marxista, tanto como la adjetivación de Perón como “nazi-fascista”, que sólo adquiere significado por efecto de la Gran Guerra. De aquí que “raza” y “clase” se expresen de acuerdo al sentido vernáculo del modelo civilización-barbarie y también al contexto histórico internacional descrito en C3 y C4, siendo entonces que el sistema clasificatorio utilizado adquiere semántica en correspondencia con dos modelos o géneros ejemplares que se trasponen, provocando que las propiedades atribuidas a los participantes del 17 de Octubre sean multívocas, según el modelo en que se lean.

 

Conclusión

Polisemia de la disyunción: la interpretación del 17 de Octubre a partir de la hegemonización del modelo vernáculo de civilización-barbarie es insuficiente, en el caso que se presenta, para dar respuesta al interrogante sobre qué es lo que observó la socialdemocracia y el comunismo, habida cuenta que una “organización intelectual” de los datos esquematizada de acuerdo a la dicotomía sarmientina produce inattentional blindness, al focalizar el centro de atención en los componentes locales de la oposición y en las categorías de raza (“candombe blanco” y más tarde “cabecita negra”), excluyendo las asociaciones extrínsecas que el contexto de agregación histórico exige.

En este sentido, la semántica de los términos reducidos a los C1 y C2 requiere de C3 y C4 a fin de esclarecer las relaciones y propiedades que estructuran la “carga teórica” de la observación socialdemócrata y comunista. Piemonte lo sostiene explícitamente cuando afirma que “desde un principio el PCA intentó enmarcar el significado de la trastienda bélica internacional en un análisis de la situación argentina. Recogió para ello la interpretación que de los hechos daba la Comintern y pretendió moldearla a la realidad nacional” (Piemonte, 2013).

De esta suerte, “civilización-barbarie” se dice de muchas maneras y ello incluye también la dimensión europea en el contexto de la Gran Guerra, de acuerdo con lo cual los términos de la dicotomía son resignificados y reasignados taxativamente, según su uso político-cultural. Organización intelectual: si Alejandro Grimson entiende que el advenimiento del peronismo supuso una “eclosión del sistema clasificatorio”, ello carece de sustento si se considera, con Svampa, que dicho movimiento hizo una apropiación autorreferencial de aquello designado bajo el género ejemplar barbarie, sin por ello poner en crisis el modelo paradigmático mismo civilización-barbarie, sino más bien posicionándose en el polo opuesto de la civilidad. Hay, entonces, una resignificación de la barbarie en concomitancia con la categoría de nación-pueblo que elucida Svampa, no obstante dicha identificación se da en el esquema mismo de la organización intelectual que supone la disyunción y no por fuera de él.

Cuando Svampa interpreta que la barbarie se mostraba como “un elemento al parecer no representable o una barbarie ‘interior’ donde se mezclaban consideraciones pseudocientíficas acerca de las masas”, fenómeno que se materializa con “la entrada extra-institucional de las masas (que) señalaba la amenaza de una exterioridad social, al mismo tiempo que la institución de relaciones sociales mostraba el peligro constante de desborde del marco político-jurídico por parte de las masas” (Svampa, 2010: 9), la apropiación autorreferencial que el peronismo hace de la barbarie resignifica los términos de uno de los polos de la dicotomía, sin por ello hacer eclosionar el modelo interpretativo e interventivo mismo de civilización-barbarie.

¿Qué es lo que observa entonces la prensa socialdemócrata y comunista el 17 de Octubre? La transposición de modelos produce un lenguaje rico en lo que respecta a la hibridación resultante. La jornada es descrita con los siguientes atributos:

LV.={[Movilización, entre lamentable y pintoresca que acampó en la plaza de Mayo]; [desoladoras jornadas del miércoles y jueves de la semana anterior (…) fueron saturnales a la criolla y festividades del tipo rosista]; [corso de carnaval]}

Or.={[Tragicomedia fascista]; [Sucesos bárbaros = marcha del fascismo]}

Nuevamente, ¿cómo interpretar las “saturnales a la criolla y festividades del tipo rosista” y la “tragicomedia fascista” de acuerdo con un restringido sentido localista del modelo civilización-barbarie? El uso del primer término coincide con el sentido vernáculo de barbarie, mientras que el segundo es ininteligible sin emplear la determinación extrínseca del contexto histórico que describe los C3 y C4. La transposición de conjuntos en la narrativa da cuenta de la intervención de dos secuencias semánticas en la “organización intelectual” que carga teóricamente la observación de la prensa socialdemócrata y comunista del fenómeno peronista.

Conclusión: la apropiación autorreferencial de la barbarie (peronista) acontece al interior del modelo civilización-barbarie y no por fuera de él, más lejos de ponerlo en crisis, lo confirma. Así, no hay una eclosión del sistema clasificatorio sino más bien una resignificación de sus términos, en el marco de un modelo que estructura la lectura historiográfica de los acontecimientos, tanto como las prácticas políticas mismas.

Si Johannes Kepler y Tycho Brahe experimentan el mismo amanecer y, por carga teórica, no observan lo mismo, no es posible sin embargo afirmar lo mismo al hablar del modelo civilización-barbarie. En este sentido, el modelo vernáculo integra la disyunción lógica de ambos conjuntos disjuntos, haciendo pues que los agentes participantes de la organización intelectual dicotómica observen el mismo sistema clasificatorio, con paralaje, esto es, posicionándose en una u otra posición de la dicotomía. Es tal situación la que valida la apropiación autorreferencial peronista de la barbarie y la identificación socialdemócrata y comunista con la civilización, confirmando un mismísimo modelo desde dos posiciones “contradictorias”.

 

Bibliografía

Arévalo O (1983): El Partido Comunista. Buenos Aires, CEAL.

Grimson A (2017): “Raza y clase en los orígenes del peronismo: Argentina, 1945”. Desacatos, 55.

Hanson NR (1977): Patrones del descubrimiento. Madrid, Alianza.

Panella C y M Fontice (2007): La prensa de izquierda y el peronismo 1943-1949: socialistas y comunistas frente a Perón. La Plata, UNLP.

Piemonte V (2013): “El Partido Comunista de la Argentina ante la Segunda Guerra Mundial y la disolución de la Internacional Comunista, 1939-1943”. Pacarina del Sur. Revista de Pensamiento Crítico Latinoamericano, 18.

Reinoso R (1985): La Vanguardia: selección de textos (1894-1955). Buenos Aires, CEAL.

Svampa M (2010): “Civilización o Barbarie: de ‘dispositivo de legitimación’ a ‘gran relato’”. Seminario de Mayo: 200 años de Historia Argentina: El difícil proceso de construcción de una nación. 12, 13 y 14 de mayo. Centro Haroldo Conti, Secretaría de Derechos Humanos.

 

 

Anexo I

Segmento

Codificación

La Vanguardia. Primera plana (Titular). 23-10-1945

1. “La clase obrera, la ciudadanía libre y las mujeres están con la democracia y contra el continuismo militar”

2. “Ya hemos visto lo ocurrido los días miércoles y jueves de la semana última durante el desarrollo de la huelga general impuesta, principalmente a la población de la Capital Federal, localidades circunvecinas, La Plata y otras capitales y ciudades de Provincia por el coronel Juan D. Perón y la policía”. (…) “La huelga general era la revolución de Perón, su marcha sobre Roma, la posibilidad del control total del poder. Se trataba en este caso de impresionar a la oficialidad del ejército y de la marina con esa demostración del apoyo de las masas obreras, de arrastrar a estas tras los objetivos del dictador en defensa de las supuestas conquistas y reivindicaciones sociales amenazadas con el desplazamiento de Perón del gobierno”.

“Nada de originariamente espontáneo; todo fue expresión de una estrategia aprendida en los cursos de ‘cultura fascista’. Los abrazos, los gritos, los cantos y hasta la enfermedad son puntos de estrategia desenvuelta para agravio de la democracia y de la cultura nacional”.

1.  

A. [Clase obrera democrática = ciudadanía libre anti-régimen militar = Cultura nacional]

 

2.  

B. [El 17-18 de Octubre fue una huelga general impuesta por el dictador Juan D. Perón con apoyo policíaco, en busca del poder total.

La marcha sobre Roma es una metáfora que lo identifica con Benito Mussolini, que entre el 27 y 29 de octubre de 1922 inició la Marcia su Roma con la que principiaba la institución del régimen fascista italiano, legitimado por las masas.

El 17 de Octubre fue organizado de acuerdo al modelo fascista, en supuesta defensa de reivindicaciones y conquistas sociales y en agravio de 1.]

Luego,

[A.]≠[B.] = [Cultura democrática nacional] ≠ [Régimen militar fascista]

17 de Octubre [Los abrazos, los gritos, los cantos y hasta la enfermedad]

La Vanguardia. “La misión de los partidos y del pueblo”. Editorial. 23-10-45

1. “Los errores e impotencias de quienes eliminaron a Perón el día siguiente de su aniversario engendraron la restauración. No se desmontó la maquinaria peronista de la policía y de la Secretaría de Trabajo; por el contrario se dejó hacer a la policía, se la felicitó por sus crímenes y se toleró que los dirigentes policiales en reuniones y acciones coordinadas estimularan y ejecutaran la reacción. Los militares y marinos que se dieron a la tarea de derrocar a Perón no consiguieron siquiera que se dijese que el ex ministro de guerra había sido eliminado por decisión de la fuerza. En fin, el impulso no tuvo dirección enérgica ni, al parecer, claridad de propósitos”.

2. “Elementos típicos de comité; obreros municipales y del Estado obligados por sus jefes; un conglomerado de hombres de trabajo indefinidos que, evidentemente, por su condición ni están agremiados y poco entienden de reivindicaciones y de problemas sociales; muchachones, adolescentes en su mayoría, de los distintos barrios donde se inició el movimiento y que adhirieron, primero en tren de diversión espectacular, como cuando se trata de castigar a un referí de fútbol (sic) y luego en forma más peligrosa; se le añadió a todo ello una buena dosis de elementos que viven al margen de la ley, ante la perspectiva de sacar algún provecho de los tumultos. (…) Los obreros, tal como siempre se ha definido a nuestros hombres de trabajo, aquellos que desde hace años han sostenido y sostienen en sus organizaciones gremiales sus luchas contra el capital, los que sienten la dignidad de las funciones que cumplen y a tono con ellas, en sus distintas ideologías, como ciudadanos trabajan por el mejoramiento de las condiciones sociales y políticas del país, no estaban allí. Esta es una verdad incuestionable y pública que no puede ser desmentida; si cesaron en su trabajo el día miércoles y jueves, no fue por autodeterminación sino por imposición de los núcleos anteriores, amparados y estimulados por la policía; a ellos no les correspondía la huelga, ni las extorsiones ni las agresiones de hecho y de palabra, ni los vítores a Perón, ni los asaltos y saqueos que se produjeron; ni formaban campamentos donde sestearon, comieron, durmieron y se embriagaron los componentes de las columnas que desde la periferia llegaron al centro de las ciudades; ni son ellos los que atacaron mujeres maestras, niños alumnos (¿?); ni los que recorrieron las calles, en expediciones punitivas sin más objeto que la destrucción y el ataque procaz contra los vecinos”.

1.  

C. [Perón + fuerza policíaca] ≠ D. [Fuerza militar ≠ marina, responsables de la restauración de la “maquinaria peronista de la policía y la Secretaría de Trabajo”]

 

2.  

E. [Obreros municipales, indefinidos, no gremializados, adolescentes, criminales, oportunistas] Movilizados por imposición de [B.= C.]

F. [Hombres de trabajo gremializados en lucha contra el capital por el mejoramiento de las condiciones sociales y políticas del país] = [A.]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Vanguardia. Contra el continuismo. La unión de los Partidos y el Pueblo. Páginas 1 y 2. 23-10-1945.

1. Durante un tiempo bastante largo pudimos haber pensado que el país, en la renovada y cruenta lucha de la ‘civilización’ contra la ‘barbarie’, había alcanzado un nivel tal y suficiente de estabilidad, convivencia pacífica y cultura social que la excluía de hecho y derecho de la lista de las ‘republiquetas south-americanas’ con que, a la distancia, calificaban los pueblos cultos de la tierra a las turbulentas sociedades de centro y sud-América. Ahora, avergonzados, disminuidos y entristecidos, hemos descubierto que había un fondo de primitividad y miseria listo para ser utilizado por caudillos militares con el fin de implantar el gobierno fuerte, personal y dictatorial”.

2. “Han sido muchos los hombres capaces de ofrecer al país pruebas de incultura. Pero son pocos, muy pocos, para representar la ciudadanía, las fuerzas de la civilización, y las estructuras permanentes del orden y del progreso. (…)…la clase trabajadora organizada y esclarecida no ha participado en aquella movilización, entre lamentable y pintoresca que acampó en la plaza de Mayo”.

1.

G. [Civilización = pueblos cultos = orden y progreso]

H. [Barbarie = Republiqueta south-americana, primitiva, miserable, lamentable y pintoresca] utilizada por I. [Caudillo Militar] = J. [Gobierno fuerte, personal y dictatorial] = [C.];[B.]

17 de Octubre [movilización, entre lamentable y pintoresca que acampó en la plaza de Mayo]

 

 

 

La Vanguardia. “Candombe blanco”, página 4. 23-10-1945.

1. “Las desoladoras jornadas del miércoles y jueves de la semana anterior (…) fueron saturnales a la criolla y festividades del tipo rosista. (…) Rosas (…) movilizó contra los ‘salvajes unitarios’ a aquella masa doliente que negreaba sus coros en los candombes y en los fatídicos cantos de la mazorca. Pero el pueblo argentino, en sus intereses fundamentales, de cultura y progreso, ¿era acaso la pueblada de mulatos que ofrecía fiestas al Restaurador y propagaba los gritos de guerra y odio que éste elaboraba? (…) ¡No! El pueblo con aspiraciones civiles e ideales de mejoramiento y elevación no se identifica con las masas ignaras que sirven de base a los tiranos. (…) Los dictadores necesitan ‘proteger’. Rosas (…) protegía a unos pocos negros. Desde los patios de sus barrios orilleros, se desplazaban sobre el centro de la ciudad poniendo en las calles los gritos y el bullicio de su adhesión a la dictadura. (…) Un día se pasearon por las calles de Buenos Aires, ebrios de entusiasmo, precedidos de sus candombes y marimbas. (…) Los policías del señor gobernador protegían la marcha bulliciosa y amenazante de los candombes federales. Los candombes tenían venia oficial para atemorizar, para insultar vecinos, para pintar paredes si lo querían. (…) Las otras noches, hemos tenido en Buenos Aires visiones de candombes. Sólo el color estaba ausente. Esos personajes que acaso no hayan sido mejor pintados que en El matadero, de Echeverría, habían tomado las calles bajo segura protección oficial. Y no faltó el vítor amenazante y la injuria soez, la pared pintada contextos de torpeza, la agresión (…) al transeúnte. Ese candombe blanco tenia de clase obrera argentina en 1945, lo que en 1845 tenía de pueblo porteño el candombe negro. Es decir, nada”.

2. “Las masas movidas –lo ha palpado el país– lo fueron y son de la misma condición y calidad que las que movieron Rosas, Hitler, Mussolini. ¿Qué obrero argentino se mueve en manifestación reivindicatoria de sus derechos como en un corso de carnaval? ¿Qué obrero argentino rompe, depreda, asalta y hurta con el pretexto de tales reivindicaciones? ¿Qué obrero argentino se ha movido contra la cultura y la civilidad para sostener sus derechos a una vida digna y mejor? ¿Qué obrero argentino ataca en turba al transeúnte desvalido porque lleva botines y una camisa limpia, o arranca el guardapolvo blanco de las maestras y escolares? ¿Qué obrero argentino es capaz de hacer todo lo que hizo y se insinuó en estos días de huelga oficial contra los estudiantes, cuando en todo momento obreros y estudiantes lucharon de consuno?”

1.

17 de Octubre [desoladoras jornadas del miércoles y jueves de la semana anterior (…) fueron saturnales a la criolla y festividades del tipo rosista]

 

K. [Rosas = Restaurador = Tiranía] + L. [Masa doliente que negreaba coros en candombe y fatídicos cantos de la mazorca = Pueblada ignara de mulatos = Candombe blanco] ≠ M. [“Salvajes unitarios”] + N. [Pueblo argentino = Cultura y progreso = Porteños]

 

2.

17 de Octubre [corso de carnaval]

 

O. [Rosas, Hitler, Mussolini]

 

La Vanguardia. Los auténticos trabajadores condenan los bochornosos sucesos de la semana pasada. 23-10-1945

1. “La torpe oposición de algunos industriales o terratenientes a conceder favorablemente pedidos formulados por las organizaciones obreras [la cual] se transforma en un excelente caldo de cultivo para la agitación frenéticamente demagógica del peronismo”.

1. P. [Industriales y terratenientes] Q. [Organizaciones obreras] R. [Agitación frenéticamente demagógica del peronismo]

La Vanguardia. Frente al pistolerismo, levantaremos nuestro coraje civil. 23-10-1945

 

La Vanguardia. El saldo del Malón. 23-10-1945

S = [Malón]

La Vanguardia. Los verdaderos hombres de trabajo inclinaban la cabeza, avergonzados, página 7. 23-10-1945

1. “Nadie se atrevería a afirmar que los contingentes de presuntos trabajadores que desfilaron por nuestras calles constituyen la esencia de la masa laboriosa argentina, que a través de medio siglo de acción esclarecida y honesta ha adquirido una alta estimación de sus méritos, de su fuerza y sus responsabilidades. Al paso de las abigarradas columnas que (…) recorrieron las arterias centrales y acamparon en Plaza de Mayo, profiriendo gritos contra el estudiantado y contra las figuras más respetables del país, los trabajadores auténticos inclinaban la cabeza avergonzados de la usurpación que se hacía de sus nombres y de su condición”.

1.  

T. [Masa laboriosa argentina = Trabajadores auténticos, responsables y estimados]

U. [Usurpadores]

La Vanguardia. Plan estratégico del Coronel Perón. Páginas 1 a 3. 23-10-1945

1. “El coronel Juan Domingo Perón, antes que nazi-fascista, es estratego, puesto que es militar. Su organización de los planes de conquista del poder, siguiendo la línea de Mussolini y de Hitler, (…) se organizan y se racionalizan militarmente. (…) La huelga general era la revolución de Perón; su marcha sobre Roma; la posibilidad del control total del poder. (…) La revolución del coronel Perón ha sido un plan largamente concebido y preparado [por] la administración pública y la policía, desde la cual se gestó y organizó la imposición de la huelga general. (…) La parte más activa de esta huelga (…) conviene que sea analizada en su parte constitutiva. A los elementos gremialistas y políticos colaboracionistas que (…) actuaron públicamente (…) se unieron (…) obreros municipales y del Estado obligados por sus jefes; (…) hombres de trabajo que (…) ni están agremiados y poco entienden de reivindicaciones y de problemas sociales; muchachones (…) de los distintos barrios (…) que se adhirieron, primero en tren de diversión (…) y luego (…) en forma más peligrosa y a medida que la acción subía de punto; (…) elementos que viven al margen de la ley, ante la perspectiva de sacar algún provecho en los tumultos.(…) Los obreros, (…) los que sienten la dignidad de las funciones que cumplen, (…) si cesaron en su trabajo (…) no fue por autodeterminación sino por imposición de los núcleos anteriores, amparados y estimulados por la policía. (…) La peronización actuó libremente así, hasta llegar al cumplimiento de sus fines”.

V= [Nazi-fascista: si es militar, es estratego]

Orientación. Página 1. 24-10-1945

1. En la tapa de Orientación del miércoles 24 de octubre de 1945 aparece un dibujo que intenta satirizar los hechos del 17 de octubre. En él se distinguen caricaturas que representan a Juan D. Perón y Ángel Borlenghi con una especie de lanza en sus manos y una salchicha en la punta. Tras ella corren los obreros con los ojos cerrados. También se observa a un policía golpeando a un opositor, se ve un camión con gente con la cara tapada, botellas de vino, pistolas y prostitutas. El epígrafe dice: “El coronel mostró su elenco de maleantes y hampones”.

2. “Los sucesos de los días 17 y 18 de octubre han llenado de estupor a la opinión sorprendida e indefensa. Según el estilo de los escuadristas que actuaron con plena impunidad policial, grupos armados que asaltaron comercios y recorrieron las ciudades con los aires de trompas de saqueo en procura de botín, cumplieron un plan fríamente establecido de intimidación pública a favor del temor y de la coacción. Buscose la imposición de la candidatura oficial. Durante dos días Buenos Aires, Avellaneda, La Plata, Rosario, Córdoba y otras ciudades fueron escenario de la tragicomedia fascista. El peronismo había tomado la calle”.

Orientación sale a la calle una semana después del 17 de octubre, es decir, con tiempo suficiente como para poder analizar los hechos” (:106)

 

1.

A. [Maleantes y hampones]

2.

B. [Escuadristas = trompas de saqueo en procura de botín] Que actúan con C. [Impunidad policial]

17 de Octubre [Tragicomedia fascista]

Orientación. El ejemplo de la clase obrera, página 2. 24-10-1945

1. “La clase obrera consciente nunca estuvo con Perón, ni lo siguió, ni se dejó engañar por él. De balde maniobró en ese sentido. (…) La ‘clase obrera’ que se plegó a Perón [fueron] los insignificantes, los desclasados, los traidores de siempre”.

1.

D. [Clase obrera consciente]

E. [Insignificantes, desclasados, traidores de siempre]

Orientación. Página 2. 24-10-1945

1. “Hoy el país y los partidos están en presencia de hechos cumplidos que hacen sumamente más difícil la lucha de la oposición. ¿Era inevitable, fatalmente inevitable, que los grupos tipo Cipriano Reyes se hicieran dueños de las calles? No lo era. Las grandes demostraciones obreras democráticas y partidarias realizadas durante los meses de agosto y septiembre y culminadas durante la ‘marcha de la constitución y la libertad’ indican que la oposición tenía fuerzas sobradas para desempeñar un papel activo y para impedir los desmanes de aquellos grupos. No ha sido posible, sin embargo, y ello a pesar de los gérmenes de inteligencia entre los partidos. La explicación debe hallarse en la ausencia de una unidad estable entre todos los partidos de la oposición que todavía hoy no han dicho su palabra común en un documento único. Y esa palabra es asimismo el secreto de la acción democrática y popular es lo que la nación espera con impaciencia. Después de los sucesos bárbaros del día 17 y 18, nadie en la oposición puede abrigar ilusiones engañosas, ni alimentar esperanzas que los esfuerzos desconectados sean bastante para impedir la marcha del fascismo”.

17 de Octubre [Sucesos bárbaros = marcha del fascismo]

Orientación. Página 3. 24-10-1945.

1. “Manifestantes de la esclavitud que recorrieron las calles de Buenos Aires los días 17 y 18 del corriente llevaban en sus actos y en sus gritos la mejor cédula de identidad. La ciudad asombrada al ver los desmanes y escuchar sus vítores y mueras comprendieron de inmediato el carácter de las manifestaciones. No es éste un fenómeno nuevo en la historia del movimiento político. Tiene antecedentes recientes. En Alemania Hitler afianzó su poder sobre el lúmpen proletariado, los desclasados, los maleantes y con todos ellos organizó sus sanguinarias tropas de asalto. El dictador italiano se valió de elementos análogos. La composición del conglomerado aullante no era distinta. Pero estos tres elementos señalados estaban también secundados por personas que, sin pertenecer a las aludidas especificaciones, engrosaron las columnas engañados con las demagógicas campañas realizadas sin economía de medios desde los círculos palaciegos. Todos maleantes y desclasados, engañados y genuflexos dijeron a toda voz el pensamiento de la inconciencia al vomitar en las calles las frases mandadas por los amos. Así, con dolor de argentinos, orgullosos de la tradición de nuestra patria escuchamos ‘Viva Perón, Mueran los Estudiantes’. ¿No era este el grito de la anticultura? ¿No era este el deseo expresado por destempladas gargantas de retornar al pasado, a la barbarie?”.

 

1.

F. [Manifestantes de la esclavitud = Conglomerado aullante] = G [Lúmpen proletariado, desclasados, maleantes, sanguinarias tropas de asalto, engañados y genuflexos] = H. [Anticultura = Barbarie]

Orientación. ¡Viva Perón! Grito de muerte”; página 4. 24-10-1945

1. “Nada (…) tiene parangón con los años negros del rosismo. La barbarie imperaba en el país. (…) El grito de ¡Viva la Santa Federación! estremecía en las noches del Buenos Aires de entonces. (…) Pero eso era al finalizar la primera mitad del siglo anterior. Desde entonces han ocurrido muchas cosas en el país. Nos enorgullecemos de constituir una de las naciones más cultas y civilizadas del continente americano. Sin embargo, a un siglo de distancia, el grito se repite. Ahora no es: ¡Viva la Santa Federación! Es: ¡Viva Perón! Pero también, ahora como entonces, a su paso se estremecen las conciencias libres y la gente decente se cuida del asesinato, del golpe traicionero, del saqueo. (…) Viva Perón es nuevamente el rosismo. Viva Perón es la barbarie desatada sobre el país. (…) Viva Perón es repetido por elementos al margen de lacivilización”.

“Es cierto que entre los que proferían ese grito [Viva Perón!] había obreros y obreras. Elementos ligados a la industria en los últimos años, sin conciencia de clase, sin haber defendido jamás sus derechos y que ahora todo lo esperan de un mesías que repite los métodos y la jerga nazi. (…) Jamás los auténticos obreros argentinos hubiesen dado ese espectáculo”.

1.

I. [Nación culta y civilizada]

J. [¡Viva la Santa Federación! = ¡Viva Perón!]

Crítica. Tapa, edición vespertina. 17-10-1945

“Grupos aislados que no representan al auténtico proletariado argentino tratan de intimidar a la población”.

A. [Grupos que no representan al auténtico proletariado argentino]

Antinazi. 1-11-1945.

Perón ha resucitado a la plebe contra la sociedad civil y civilizada. ‘Alpargatas sí, libros no’ y ‘sea patriota, mate un estudiante’, grita el peronista. Es el grito de la barbarie contra la civilización resucitado por el totalitarismo nazi-fascista. […] El proletariado es el pueblo y el lumpemproletariat, el populacho y el candombe. El primero ha desfilado el 19 de septiembre en la marcha gloriosa de la Constitución y de la Libertad, y el segundo en la marcha vergonzosa del 17 de octubre, vivando al dictador.

A. [Plebe, populacho, peronista, barbarie, lumpemproletariat, candombe] ha vivado al dictador el 17 de Octubre.

C. A. [Proletariado, pueblo, sociedad civil y civilizada] ha desfilado en la gloriosa marcha de la Constitución y de la Libertad.

New York Times

Este artículo del New York Times es utilizado como ‘fuente’ por Arthur P. Whitaker (Blue Book Blues en Current History, 1946) y aparece como el “aparato crítico” de Harold F. Paterson (1985, II: 183), quienes fundan la visión del “nazi-peronismo” que repite la Secretaría de Estado y el mundo académico estadounidense por años (2015).

“Una huelga en Argentina apoya el golpe de Perón. El país está paralizado por una huelga general mientras Buenos Aires bulle en manos de las turbas. (…) Grupos de jóvenes irresponsables y alborotadores, la mayoría de los cuales vinieron de la ciudad industrial de Avellaneda (…) tomaron el control de las calles desde tempranas horas de la mañana y no se cansaron de marchar por la vía pública gritando el nombre del coronel Perón. (…) A pesar de la huelga, La Nación y La Prensa aparecieron como siempre. [El diario] Crítica fue ocupado por la policía después de haber sido atacado por el populacho la noche pasada (Cortesi, 1946).

 

 

Comentarios de Facebook

También podría gustarte Más sobre el autor